Pensar en sexo… ¿nos hace estornudar?

La investigación maneja la hipótesis de que al tratarse de un tema tabú "el extraño fenómeno habría pasado inadvertido"

Según el otorrino Mahmood Bhutta, coautor del artículo, "el reflejo del estornudo es una reliquia evolutiva en las conexiones de una región de nuestro sistema nervioso llamada sistema nervioso autónomo". Según el investigador es posible que un cruce de señales haga que el sexo y los estornudos estén ligados en ciertas personas, puesto que este área nerviosa controla respuestas fisiológicas que escapan a nuestro control, como el latido del corazón o la dilatación de la pupila Para buscar más casos como el de su paciente, Bhutta investigó en Internet. Y descubrió testimonios de al menos 17 hombres y mujeres que habían confesado sufrir estornudos inmediatamente después de tener pensamientos sexuales, o incluso después de un orgasmo. El investigador sospecha que la conexión entre el reflejo del estornudo y la excitación sexual podría ser un fallo genético heredado, más frecuente en miembros de una misma familia, si bien al tratarse de un tema tabú el extraño fenómeno habría pasado inadvertido. Los investigadores también encontraron reportes del siglo XIX de personas que estornudaban cuando se encontraban excitadas, "sin embargo no había una razón creíble atribuida a este fenómeno", asegura el equipo de trabajo de Bhutta. El informe presentado por Mahmood Bhutta y sus colaboradores únicamente registra estos casos sin que las causas estén fundamentadas del todo. Sin embargo, las investigaciones realizadas sugieren que los pensamientos relacionados al sexo o los orgasmos pueden ser estímulos inconscientes al sistema nervioso y que pueden desencadenar estornudos en algunas personas. 

 

Articulo extraído de Cadena Ser.com

 

www.actuallove.es