Hamburguesas sabrosas

Una hamburguesa bien hecha puede ser una comida tan sabrosa como un plato de restaurante. Pero, para eso, es necesario abandonar la conveniencia del fast food y de las hamburguesas congeladas – para una hamburguesa realmente rica, usted necesita hacer su bife de hamburguesa.

El secreto para una hamburguesa deliciosa es equilibrar la carne magra con una carne con más grasa. Es muy importante traer grasa para el bife de hamburguesa, sino quedará muy seco y duro – y el punto ideal de la hamburguesa es húmedo y tierno.

De esta forma, no se preocupe, la hamburguesa no quedará grasosa, pues la grasa se derretirá al asarla o freírla, brindándole mucho sabor a la carne. Para hacer la hamburguesa casera, usaremos los ingredientes a continuación:

  • 500 gramos de carne picada de una carne magra como bola de lomo
  • 500 gramos de carne picada de una carne con más grasa
  • 1 cebolla blanca grande
  • 2 dientes de ajo
  • Sal a gusto
  • Pimienta negra a gusto

La preparación es bastante sencilla: el primer paso es picar la cebolla y el ajo finamente, pequeño de verdad. Después, en un bol grande, mezcle los dos tipos de carne, la cebolla picada y los dientes de ajo picados con las manos.

¡Mezcle muy bien! Condimente con sal y pimienta negra a gusto y mezcle nuevamente.

Ahora basta agarrar la carne y moldearla en forma de bife de hamburguesa. Para facilitarle la vida, tenemos una sugerencia: separe otro bol pequeño y tras agarrar una “mano” de carne, haga una pelota y tírela dentro de ese bol.

Tírela de verdad, y entonces deje en una superficie que no vaya a quebrar o caer. Eso  ayudará a compactar la hamburguesa para que no se quiebre en pedazos.

Moldee sus bifes de hamburguesa según le guste. Con esta cantidad de carne, usted puede hacer hasta 10 bifes de 100 gramos más o menos gruesos, pero también es posible hacer más o menos, eso solo depende de uno. 

Si quiere, usted también puede congelar estos bifes de hamburguesa por semanas en el freezer – y no es necesario descongelar cada uno de ellos antes de llevarlos al horno o a la olla para freír, sáquelos del freezer y llévelos directamente al fuego. Para congelar los bifes de hamburguesa, después de moldearlos, envuélvalos con papel film con cuidado para que ninguna parte quede descubierta. 

Para asarlos, llévelos al horno bien caliente en una fuente con un chorro de aceite por alrededor de 20 minutos – ajuste según el punto de la carne deseado. Usted también puede freírlos: para eso, utilice una olla antiadherente, déjela bien caliente, eche el aceite y fría uno o dos bifes a la vez.

Al freírlos, en el primer momento, el bife de hamburguesa se pegará en la olla, pero no se preocupe, se soltará enseguida. Al suceder eso, dele vuelta  y haga lo mismo del otro lado.

Ahora es solo armar la hamburguesa completa a su manera. ¡Para algo bien clásico y sencillo, le recomendamos comenzar con pan, mayonesa, lechuga, hamburguesa, tomate, cebolla morada y queso derretido!

Fuentehttp://www.depaolosrl.com.ar/recetas/hamburguesas-sabrosas-3721.html