El sector turístico también se apunta al balck Friday

Una jornada de rebajas que nació asociada a los productos electrónicos pero que, a medida que pasa el tiempo, llega a más ámbitos y ahora también se ha colado en la industria turística. Así, varios hoteles de Benidorm y webs de viajes online han decidido aprovechar el filón del «Black Friday» para avivar las ventas fuera de temporada. De hecho, desde hace varios días, muchas agencias de viajes y alojamientos han comenzado a difundir anuncios sobre los descuentos que aplicarán en aquellas compras de vacaciones que se realicen durante el próximo fin de semana. Unas promociones que podrán ser canjeadas durante los próximos meses que, si se atiende a las estadísticas, son los más flojos del año en la capital de la Costa Blanca. De hecho, los niveles de ocupación suelen caer por debajo del 80% durante diciembre, enero y febrero frente a los buenos resultados que se obtienen en verano, cuando la media puede llegar a superar el 95% en pleno julio o agosto.

Por ello, los responsables de hoteles o agencias de viajes han decidido subirse al carro del «Black Friday» y, al igual que ya hacen muchos establecimientos comerciales, han empezado a lanzar ofertas a través de las redes sociales o de a través de anuncios en sus propios negocios para avisar de las promociones. Las hay de cualquier clase. Así, mientras algunos optan por tirar los precios de parte de sus plazas, aplicando un descuento sobre las tarifas del 50% otros prefieren añadir una noche más a la estancia de forma gratuita. La única condición para tener acceso a algunas de estas ofertas es realizar la reserva antes del próximo 27 de noviembre, el «ciber monday».

Validez de la oferta

No obstante, cabe destacar que las reservas a las que se aplicarán los descuentos podrán canjearse durante los próximos meses. De hecho, algunas cadenas avisan en la letra pequeña de la promoción que la oferta sólo será valida hasta el próximo mes de abril, cuando la temporada baja roza su fin.

Nueva tendencia

El objetivo, por ende, es avivar las ventas durante los meses menos cotizados del año para la industria turística. Fuentes de la patronal hotelera Hosbec explicaron ayer que, por ahora, esta tendencia todavía es muy novedosa en el sector aunque admitieron que, a la vista de la rapidez con la que el «Black Friday» se ha consolidado en el comercio no sería extraño que la gran mayoría de hoteles se sumen a esta nueva moda.

Asimismo, desde Hosbec consideraron que los descuentos enmarcados dentro del «Black Friday» pueden tener más gancho entre el mercado nacional de proximidad, ya que se trataría de vender estancias cortas y a corto plazo, que no dependen de un vuelo para llegar al destino. Asimismo, explicaron que sería una buena forma de acostumbrar al cliente nacional a reservar sus vacaciones con más antelación, ya que siguen esperando hasta el último momento para efectuar sus compras, lo que siempre encarece el coste final de la estancia.