Ni Burguer King compite con este menú a 2€

Los casos que muestran como las personas afrontan la crisis se multiplican. Este puede ser un claro ejemplo de eso.

Los casos que muestran como las personas afrontan la crisis se multiplican. Este puede ser un claro ejemplo de eso.

Cada día encontramos nuevas evidencias del golpeo de la crisis en nuestro país. Es interesante ver cómo la sociedad consigue adaptarse a las circunstancias, por malas que sean, y seguir adelante.

Aquí os dejo una foto sacada con mi móvil en las cercanías del pueblo valenciano de Picassent en la que se puede ver: “PLATO DE CALIENTE, PAN Y AGUA POR 2€”. Dejando a un lado la falta gramatical en “de caliente” el anuncio no puede ser más claro. Lo que se ofrece aquí señores y señoras es comida. Nada de menú, mantel, postres y propinas. Todo aquel que desee un plato de comida caliente con un trozo de pan y un vaso de agua lo puede conseguir por un más que asequible precio de 2 €.

Nada de publicidad engañosa, trampa ni cartón. No tendrás que firmar un contrato de permanencia ni te cobrarán una penalización si no traes un mínimo de 4 personas. El “truco” si podemos llamarlo de esta manera consiste en hacer raciones gigantes de un plato de bajo coste como puede ser: cocido, lentejas, arroz, etc. De esta manera se cumple la misión más importante que se encuentra detrás de la comida que no es otra que la de alimentar.

Muchas personas ven la crisis como el fin del mundo cuando no lo es. Es cierto que está generando muchos problemas a un amplio grupo de personas. Quizá nos hemos acostumbrado a vivir siempre por encima de nuestras posibilidades. Lo que se debe hacer en estas circunstancias, como muestra la foto, es adaptarse.

No porque no comamos fresas de postre cuando estamos fuera de temporada significa que seamos menos dignos. Para muchos la crisis tendrá que pasar por: ir en bici al trabajo en vez de hacerlo en coche, vivir alquilado en piso compartido o aguantar con una nevera que gotea porque no hay dinero para cambiarla. Lo que se plantea aquí es cambiar nuestra manera de vivir para ajustarla a nuestros recursos.

No llegará el momento en el que podamos vivir con un euro al día, como muestran las campañas de ayuda al tercer mundo de algunas ONGs, pero seguro que tampoco llegaremos a pasar hambre.

 

Prestamos urgentes

dinero privado

Deja tu comentario debajo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.