Conoce a la comunidad indígena amenazada por la construcción del muro

La comunidad indígena Tohono O’odham, cuyo significado es “gente en el desierto” despertó un día de la semana pasada, dándose cuenta de que su hogar ahora tenía un componente nuevo, una malla de acero que dividía su reserva la cual ahora comprende poco más de 35 Km de la frontera entre México y Estados Unidos.
Se cree que son descendientes de la cultura Hohokam y que actualmente dentro del territorio mexicano, específicamente en el estado de Sonora habitan 500 tohono o’odham, mientras que en Estados Unidos en el estado de Arizona 30,000. Cabe señalar que justamente la frontera conecta seis de sus aldeas, las cuales son catalogadas como sus tierras ancestrales.
La tribu sabía que tras el nombramiento de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos les traería problemas, sin embargo, cuando hizo oficial su decreto sobre construir el muro, ellos simplemente no se imaginaron qué tan pronto el nuevo gobierno pondría manos a la obra el levantamiento del material que es utilizado usualmente para la protección de propiedades y terrenos como cercas de malla ciclónica de acero, madera, o alambrado, para delimitar la frontera, es decir, su hogar.
Para la tribu no sólo se trata de dar lugar a la división de su territorio, a la contribución de la fragmentación de su cultura y a la invasión de su hogar; sino que también daría lugar a la pérdida de la conexión ancestral que hasta la fecha había sobrevivido a la era moderna y a la urbanización de la zona.
Las pequeñas y medianas barreras instaladas hoy en día a lo largo de su reserva son abiertas cada que hay reuniones familiares y ceremonias de larga tradición como la Vikita que se celebra durante el verano, pues para la tribu, es la fecha en la que inician un nuevo año, por lo que es muy importante mantener las puertas abiertas entre toda la comunidad.
Lo que pocos saben es que los tohono o’odham que residen en México tienen el derecho de cruzar la frontera cada que deseen visitar a alguien de la tribu en Estados Unidos, siempre y cuando su estancia sea sólo eso, una visita, pues no pueden quedarse, ni mucho menos trabajar en el país. Lo que tienen que portar consigo cada que cruzan la frontera es una credencial de autorización.
La comunidad hace un llamado al nuevo presidente y le dejan entrever que dado que no consultaron su aprobación para dar pie a su proyecto, podrían dar comienzo a la acción legal para que se inhiba la construcción del muro dentro del territorio que corresponde a su reserva.

Deja tu comentario debajo