Benefíciate del pádel como persona y como empresa

¿Quién no disfruta de aprender y mejorar profesionalmente, con las risas y el deporte como aliados?

Definitivamente, el pádel se ha convertido en un fenómeno social, líder entre las actividades realizadas por empleados, empresarios y profesionales de tantos sectores como puedas imaginar. En definitiva, el perfecto evento deportivo para tu empresa.

Y es que puede resultar hasta adictivo por varios motivos: sentirse bien con uno mismo al realizar un saludable deporte; deshacerse del estrés (sí, ese del que tanto oímos en el día a día y que nos impide disfrutar de los buenos momentos); conocer a los “colegas” como personas, fuera de la rigidez o seriedad laboral; aprender, ya que aumentar nuestros conocimientos y habilidades nunca está de más; probarte a ti mismo y servir de superación personal

Aparte de todos estos beneficios, principalmente personales, los torneos de padel de empresa tienen una base estratégica que sirve de motivación y práctica para su aplicación. Al jugar con un compañero, hay que entenderse, ser conscientes de las fortalezas y debilidades de cada uno para poder integrarse de tal manera que surjan sinergias positivas, tanto en la pista como en la oficina. Es decir, las parejas deben descubrir cómo complementarse y lograr el equilibrio necesario para alcanzar los objetivos propuestos. Lo mismo ocurre dentro de la empresa, con las relaciones entre departamentos y empleados, o entre diversas empresas, donde el pauta obligada el compartir información para coordinarse adecuadamente y alcanzar el éxito.

De no ser así, los pedidos no llegan, la eficiencia disminuye, perdemos el hilo de la situación y, en el momento más inesperado, la competencia nos adelanta y se pone en cabeza. Pasamos por momentos entretenidos pero también complicados, que nos ayudan a entendernos mejor y a conocer la actitud de compañeros y directores ante situaciones de crisis, así como nuestras propias respuestas ante ciertas dificultades. Este deporte nos sirve de incentivo para aprender de nuestros errores y corregirlos, de nuestras debilidades y combatirlas.

Porque tanto el pádel como el mundo laboral son una competición constante que exige estar alerta, vivos y con los ojos bien abiertos para prever las tendencias, adelantarnos al contrario y poder reaccionar a los movimientos del mercado. Es entonces cuando somos capaces de “rematar” y meter el punto que nos impulse a promocionarnos, a conseguir un nuevo cliente, ampliar nuestra red de contactos, hacernos con nuevos nichos de mercado, aumentar nuestra cuota de mercado…o ¡ganar el partido! (lo que, empresarialmente, sería convertirse en Coca-Cola).

Para divertirnos, aprender y crecer… Juguemos a pádel.

Grupo Promotive es una agencia de organización de eventos en Madrid

Deja tu comentario debajo