Camas infantiles ¿Cuál Elegir?

Al momento de elegir una cama para nuestros niños, deben tenerse en cuenta múltiples factores que determinarán nuestra elección. El espacio con el cual disponemos, la edad de los niños, las necesidades de éstos en función de la edad son algunos de los datos que deberemos evaluar.

También, y excluyente al momento de elegir el mobiliario para un dormitorio infantil es el presupuesto con el cual contamos. Y por suerte, hoy en día podemos encontrar infinidad de modelos de camas infantiles, que varían en costos y materiales.

Podemos comenzar por describir las camas más tradicionales existentes en el mercado, y son las camas individuales. Estas pueden estar constituidas por somier y colchón, o una estructura de madera o caño con un colchón. En caso de tratarse de la opción de somier y colchón, se les pueden añadir cabecera y piecero, los cuales pueden estar fabricados en acero o tapizados. Resultan muy útiles aquellos que contienen espacio de almacenaje.

Si lo que se desea es personalizar una cama individual, una opción que llevará, especialmente a las niñas, a las historias de cuentos y princesas son las camas con dosel. Durante el siglo XIV estas camas eran utilizadas por príncipes, princesas, reyes y reinas.

Las camas de transición, por otra parte, son aquellas que pueden ser utilizadas por nuestros niños y niñas hasta los 7 años de edad aproximadamente. Al ser de transición, como su nombre lo indica, facilita el pasaje de la cuna a la cama para los niños, y al ser más bajas, a los niños y niñas les resulta más sencillo subirse y bajarse de ellas. El tamaño de estas camas de transición es más pequeño que las camas individuales tradicionales, lo cual redundará en una maximización del espacio de la habitación infantil. La desventaja de estas camas, sin embargo, es que representa una erogación mayor para la familia, ya que a los 7 años aproximadamente deberán adquirir otra cama  con medidas tradicionales.

Las camas loft, por su parte, son camas elevadas que nos permiten maximizar el espacio que se encuentra debajo de ellas. Además de constituir una opción de decoración novedosa y diferente, puede crearse en el espacio inferior un ámbito de juegos para los niños, disponiendo de almohadones, cajones con juguetes, por ejemplo. A medida que los niños crecen las necesidades varían, con lo cual puede organizarse un área de estudios con la colocación de un escritorio y repisas para el guardado de libros.

Las camas nido son la opción más requerida en los tiempos que corren para aquellas familias que tienen varios niños. La cama nido consiste en una cama elevada que debajo de ella permite el guardado de una segunda. La maximización del espacio en las habitaciones en las cuales se disponen camas nido es inigualable. El guardado de la segunda cama durante el día posibilita el desarrollo de las actividades de juego y estudio de los niños en la habitación. Incluso, existen modelos que incluyen, debajo de la segunda cama, cajones amplios de guardado, los cuales pueden ser utilizados para el almacenamiento de juguetes, ropa, etc.

Por último, se encuentran las camas tren. Estas se diferencian de las denominadas cuchetas o literas, ya que no se encuentran una sobre otra simétricamente, sino que se disponen solapadas, dejando libre un espacio aprovechable.

En cuanto a las cuchetas, no pasan de moda y son las elegidas cuando hay varios niños en el hogar y poco espacio disponible en las habitaciones. En relación a la elección de estas, es importante la seguridad de las mismas, con lo cual se deberán elegir cuidadosamente en función de los materiales con los cuales están construidas y las barreras de seguridad con las que cuenta la cama del nivel superior.

Fuentehttp://www.dadamomuebles.com.ar/novedades/camas-infantiles-cu-l-elegir–5589.html