Seis claves para entender el mercado inmobiliario

Sin lugar a dudas hubo un antes y un después en el mercado inmobiliario luego de la corrida cambiaria que derivó en la suba del dólar y la devaluación de la moneda nacional.
 
El panorama cambió de manera inesperada, y tanto las inmobiliarias como aquellas personas que tenían depositadas sus esperanzas en un crédito para acceder a su vivienda tuvieron que rever sus posiciones para adaptarse al nuevo escenario económico.
 
Antes de la corrida cambiaria las esperanzas de desarrolladores, corredores inmobiliarios y potenciales compradores estaban puestas en los créditos, que revitalizarían el mercado. Ahora es momento de reconfigurar las estrategias, pensando en que los propietarios de inmuebles no quieren perder dinero, y entonces suben los precios de sus propiedades, para no perder poder adquisitivo frente al dólar.
 
A continuación se enunciarán cuáles serán los ejes sobre los que transitarán las estrategias del mercado inmobiliario de cara al escenario económico reinante.
 
El primer eje sobre el cual transitará el nuevo escenario económico será una caída de la actividad, producto de la concreción de menos operaciones. En efecto, menos personas tienen la posibilidad de acceder al crédito, producto del ajuste de las cuotas a UVA, lo cual encarece las mismas, excediendo mucho el valor correspondiente a la cuota de un alquiler. Otra desventaja de los créditos tal cual los ofrecen los bancos en la actualidad es que el monto que el banco otorga (el cual se otorga en pesos) no alcanza a los potenciales propietarios a comprar su unidad, los cuales poseen su precio establecido en la moneda norteamericana.
 
Referentes del sector inmobiliario explican que en los dos últimos meses del primer semestre del año se evidenció un crecimiento de la oferta, pero una desaceleración de la demanda, si bien reconocen que el fenómeno tal cual ocurre en Capital Federal y Buenos Aires no siempre se repite en el interior del país, donde el diagnóstico varía.
 
Desde algunas inmobiliarias en Capital Federal afirman que la demanda respecto de propiedades usadas ha mermado, y las consultas son principalmente de potenciales compradores que para concretar la operación no dependen de un crédito hipotecario.
 
Respecto de los precios de las propiedades, referentes del sector afirman que seguramente se verá un incremento de los precios, los cuales ya habían experimentado un alza cuando ocurrió la explosión de los créditos hipotecarios UVA.
 
Lamentablemente, se evidencia un retroceso respecto a lo que se había logrado, ya que en la actualidad el valor de una cuota de crédito hipotecario duplica la cuota de un alquiler, volviéndose totalmente inaccesible para una familia tipo. Esta desaceleración afectará el mercado inmobiliario, ya que aún quedan compradores pero solamente aquellos que han tenido la posibilidad de ahorrar.
 
La expectativa está depositada en aquellos que ya contaban con lote propio y tenía sus ahorros o quizás necesitan poco dinero para completar lo ahorrado.
 
La opinión de los expertos es unánime en el sentido que no vislumbran una recuperación para el segundo semestre de este año, debido principalmente a la devaluación, el alto precio del dólar y el índice de inflación que provocan que la gente que decida esperar y no arriesgar.
 
Por otra parte, se observa nuevamente la predilección de la gente en volcarse a los alquileres, algo que había decrecido con el boom de los créditos UVA. Hoy por hoy, quienes son propietarios de un inmueble quizás deciden quitarlo de la venta y volver a ofrecerlo para alquiler, ante un escenario poco alentador para el mercado de compra y venta inmobiliario.